18 de noviembre de 2015

Trama de puntos de Ben Day


La trama de puntos con la cual se logran los degradados de color en los trabajos realizados en la imprenta actual fue un descubrimiento del ilustrador e impresor estadounidense Benjamín Day (1838-1916) quien buscaba un método para trabajar las luces y sombras en sus impresos. En aquella época, las ilustraciones se hacían en madera, a la aguada y a lápiz, y se grababan a mano. A finales de los años 1870 se empezó a usar el «fotograbado» para reproducir dibujos a lápiz. Ben Day fue uno de los primeros ilustradores comerciales en aplicarlo con éxito, y su taller se hizo famoso. Hacia 1878 inventó un método para colorear dibujos que posteriormente se conoció en todo el mundo con el nombre de «Método de sombreado rápido Ben Day».


En el método de Ben Day las diferentes partes de una imagen eran concebidas como secciones perfiladas que podían rellenarse con pequeñas formas geométricas regulares. Según parece, esta separación de un objeto de su composición de superficie requiere un gran potencial de abstracción, ya que se trabaja con dos niveles de percepción para la misma imagen. Sin embargo Ben Day no hizo este descubrimiento en solitario, simplemente encontró una aplicación industrial a los principios ópticos que habían descubierto durante el siglo XIX teóricos del color como el Dr. Jean Mile, John Ruskin y Michel-Eugene Chevreul -la obra de estos teóricos también repercutió en los pintores europeos de la época-. Ben Day debió sentir sobre todo la influencia de la “Grammaire des arts du dessin” (Paris, 1867) de Charles Blanc, quien presenta una posible mezcla óptica de colores en forma de puntos o estrellas sobre un fondo claro.

En los años 1950 y '60 este sistema se instala de forma definitiva en las artes gráficas a través de las revistas de cómics impresas en papel de pulpa que usaron puntos bendéi para crear veladuras de color y sombreados de una manera económica. El artista plástico Roy Lichtenstein basó parte de su obra –los cuadros más famosos- en estas revistas de cómics, quizá como un velado homenaje a Benjamín Day.

La técnica actual de tramas consiste en puntos de tamaño variable entre el 1% y el 99%, que dependen de las líneas por pulgada o LPI (line per inch). Los ángulos varían para cada color, generando una roseta. La cantidad de LPI se conoce como lineatura o frecuencia de trama, y definirán el grado de detalle de la ilustración; ya que, cuantos más puntos por pulgada lineal presente una trama, más fina será y permitirá reproducir con más detalle, además de dar sensación de un tono continuo. Sin embargo, no en todos los casos es posible utilizar tramas demasiado finas, ya que puede producirse pérdida de información por saturación o pérdida de punto. Esto quiere decir, que elegir la frecuencia de trama según el sistema y el sustrato elegido para la impresión es muy importante.


 
 






Os propongo realizar un trabajo utilizando tramas de puntos. Os dejo algunos ejemplos de su utilización  por parte del artista Lichtenstein.















Enlaces de interés:
-Roy Lichtenstein paso paso en la Fundación Juan March